La rehabilitación de edificios es el conjunto de acciones que se llevan a cabo para mejorar una o varias de las siguientes:

  • las condiciones de habitabilidad del edificio o la vivienda
  • las condiciones de seguridad estructural y arquitectónica
  • el nivel de calidad de protección contra la presencia de agua y humedades
  • la calidad de de las instalaciones
  • el nivel de la accesibilidad
  • la eficiencia energética
  • la calidad y cantidad de iluminación natural y ventilación interior
  • la construcción y calidad de las dimensiones de los espacios interiores, 
  • etc.

Estas acciones se realizan en el interior de las viviendas así como en las zonas comunes de los edificios residenciales como, por ejemplo, en el caso de la rehabilitación de fachadas.

Se denomina rehabilitación integral cuando las acciones que componen dicha rehabilitación afectan a las viviendas del edificio: a su estructura, las cubiertas, cerramientos, pavimentos, etc.

Un poco de historia

Aunque parezca de sentido común pensar que la rehabilitación de edificios es completamente necesaria, no fue hasta los años 60 cuando empezó a plantearse como una acción necesaria a nivel gubernamental.

Esta preocupación, en Europa, comenzó a extenderse en Italia debido a su importante cantidad de patrimonio histórico compuesto principalmente por iglesias, palacios y edificios antiguos en general que bien merecía la pena conservar.

¿Por qué es necesaria la rehabilitación de los edificios?

La rehabilitación de edificios es necesaria por muchos motivos entre los cuales destacan tres:

Estética

Como ya hemos mencionado antes, la conservación del patrimonio histórico de las ciudades y pueblos es fundamental para salvaguardar y comprender la historia de nuestra civilización. Para ello, la rehabilitación parcial o integral de edificios resulta una herramienta imprescindible.

Por otro lado, asegurar el buen estado y la apariencia de los edificios y viviendas comunes (no considerados como patrimonio), también aporta calidad a las calles de barrios, pueblos y ciudades.

Seguridad

Un edificio antiguo y en mal estado supone, a todas luces, un problema de seguridad tanto para los vecinos del inmueble como para los viandantes. Algunos de estos problemas se traducen en desprendimientos de la fachada, roturas en la cubierta, filtraciones de agua y humedades, etc.

Por suerte, en España la ley vigente en materia de inmuebles y su rehabilitación deja muy claro que los propietarios tienen el deber de conservarlos en buen estado. Textualmente:

Los propietarios de terrenos, construcciones y edificios, tienen el deber de conservarlos en condiciones de seguridad, salubridad, ornato público y decoro, realizando los trabajos y obras precisas de conservación y rehabilitación.

Ordenanza municipal de conservación y rehabilitación de edificios

Esto quiere decir que los propietarios de todos bien inmueble del territorio español, está obligado a procurar su cuidado y conservación o, lo que es lo mismo, a llevar a cabo las acciones de rehabilitación que sean necesarias para asegurar el cumplimiento de la ley.

De hecho, este deber es tan importante para la seguridad ciudadana, que los órganos de gobierno establece una serie de mecanismos para asegurar que la ley se cumple. Estos procedimientos no son otra cosa que inspecciones periódicas, mejor conocidas como ITE o Inspección Técnica de Edificios.

Durante estas inspecciones técnicas, exigidas por los ayuntamientos, se estudian:

  • estructuras
  • fachadas
  • cimentación
  • cubiertas
  • redes de electricidad
  • canalizaciones de agua
  • alcantarillado
  • etc.

Confort

Los problemas de seguridad anteriormente mencionados van indefectiblemente unidos a los inconvenientes que estos generan en la habitabilidad.

Si, por ejemplo, el edificio en cuestión sufre filtraciones de agua debido al mal estado de la cubierta, los vecinos experimentarán problemas de humedades que podrían derivar en problemas de salud e incluso inundaciones.

¿Qué se consigue con la rehabilitación de edificios?

Una rehabilitación de edificio integral profesional y correctamente realizada, buscará y conseguirá los siguientes objetivos:

  • Mejorar y asegurar la calidad, seguridad, estabilidad y resistencia de todas las estructuras
  • Reparar, mejorar y asegurar todos los aislamientos
    • térmicos
    • acústicos
    • contra el agua
    • contra la humedad
  • Actualizar (o instalar si no los hubiera) los servicios de telecomunicaciones del edificio
  • Asegurar la accesibilidad del edificio
  • Renovar o instalar todos los sistemas de seguridad para que cumplan con la normativa vigente
  • Renovar instalaciones de suministros de electricidad, agua, o gas
  • Adecuar las redes de saneamientos
  • Mejorar la eficiencia energética del edificio asegurando, si es posible, el ahorro energético
  • Actualizar las zonas comunes del edificio

En definitiva, se buscará instalar, reparar y o mejorar todos los elementos del edificio necesarios para cumplir con los estándares de seguridad y confort que establece la legislación. Además, se tratará de reestructurar todos los espacios para conseguir las dimensiones, la iluminación y la ventilación adecuadas, así como para mejorar la funcionalidad del inmueble.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies